Los puñales de tu mirada.

 

Puñales de esmeraldas,

Disfrazados de ojos de pantera,

Misteriosos como los felinos,

Hermosos como las primaveras.

 

Directos y certeros,

Se han clavado en mi corazón,

El que se agita impetuosamente,

Porque está herido de amor.

 

Armas letales son tus ojos,

Que pueden matar toda tristeza,

Que te alegran cuando te miran

Y te lastiman con su indiferencia.

 

Luchar contra tu mirada,

Es inútil, no hay manera,

Es inevitable el sentir,

Que mi corazón se quiere partir.

 

Saca esos puñales,

Bandolera y gitana mía,

Guárdalos como un tesoro,

Pues ya me has matado querida!

 

Si he de morir en el intento,

Tratando de conquistar tu amor,

No me lloren ni estén tristes,

Pues no existe ninguna razón,

 

Pues me llevaré lo más dulce,

Lo más tierno, lo más bello y lo mejor:

“Esos puñales verdes, en mi recuerdo

Que siempre llenarán mi corazón.”

 

(c) Jorge Ortiz Zurita 2005